Albóndigas de berenjena

Albóndigas de berenjena

Estas riquísimas albóndigas de berenjena son una opción suculenta y sabrosa para cualquier momento, hasta para picotear.

Ingredientes

  • 3 berenjenas
  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • Ajo (puede ser el polvo)
  • Perejil
  • 6 cdas de Aquafaba o 2 huevos
  • 300g de pan rallado
  • Harina de garbanzo (también puede ser de trigo)
  • Pimienta negra

Utensilios

  • Procesadora (opcional)
  • Olla
  • Cuenco
  • Sartén

Preparación

  • Lava bien las berenjenas
  • Córtalas en mitades a lo largo
  • Realiza unos tajos longitudinales y ponles un chorrito de aceite de oliva
  • Hornea las berenjenas hasta que estén tiernas. Te recomiendo hacerlo en el horno a microondas, entre 5 y 7 minutos a máxima potencia por unidad será suficiente, dependiendo de la potencia de tu horno.
  • Retíralas y deja enfriar un poco, hasta que estén tibias.
  • Pela las berenjenas para quedarte con la carne. Puedes hacerlo con la ayuda de un tenedor.
  • Luego, corta la carne en trozos pequeños.
  • Tritura el ajo
  • Pica la cebolla. Si tienes un mixer o un robot, re recomiendo procesarla allí el ajo y la cebolla juntos, para que queden lo más pequeños que sea posible.
  • En una olla, pon a calentar un chorrito de aceite de oliva
  • Poncha allí la cebolla y el ajo procesados
  • Cuando la cebolla esté transparente, agrega las berenjenas cortadas
  • Añade sal y mezcla.
  • Cocina unos 10 mintutos a fuego medio, removiendo de tanto en tanto para evitar que la mezcla se pegue en el fondo de la olla.
  • Retira del fuego y deja enfriar.
  • Cuando este frío, coloca la mezcla en un cuenco
  • Añade perejil triturado y pimienta negra a gusto
  • Añade 6 cucharadas de aquafaba o 2 huevos (si agregas huevos, la preparación no será vegana)
  • Añade el pan rallado y mezcla hasta formar una masa uniforme. Tal vez, te sea más cómodo amasar con las manos.
  • Deja descansar al menos 15 minutos.
  • Toma un poco de masa y forma una albóndiga
  • Rebózala con la harina
  • Repite esta operación con toda la masa, hasta tener formadas todas las albóndigas
  • Calienta aceite de oliva (puede ser de girasol)
  • Sella las albóndigas. No las frías por mucho tiempo, recuerda que ya todo esta cocido, sólo las sellamos para que no se deshagan.
  • Puedes ubicarlas sobre una servilleta de papel para que este absorba el sobrante de aceite.

Tus albóndigas ya están listas para que las disfrutes junto a una guarnición, picoteando o para que las cocines nuevamente en alguna salsa, como yo lo he hecho en esta salsa de tomates y comino que puedes encontrar en este enlace: Salsa de tomates y comino.

Haz click en el ícono de la red social que más te guste y síguenos, para enterarte cuando publiquemos otras preparaciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.